31 de julio de 2014

Reseña Yo, tú, él y vos... De Benidorm a Las Vegas de Mar Cantero

Sibila vive en Benidorm, es escritora y tiene dos sueños: ver sus libros en las librerías y encontrar el amor verdadero. Mientras admira unos zapatos de lujo en un escaparate, llega a la conclusión de que está harta de ser pobre. Es entonces cuando decide abandonar las letras para pasarse a lo que ella llama «el lado oscuro», el de la imagen.

Entretanto aparece Nahuel, un argentino guapo y rico que cumple todas sus expectativas como mister Perfecto. Con él se traslada a Las Vegas, donde comenzará una nueva vida, llena de diversión. Pero tras la felicidad se esconden nuevas tentaciones que harán tambalear su corazón, como Poppy Wills, pop star y la persona más arrogante y creída que ha conocido nunca.

Mientras Sibila se debate entre dos hombres apasionantes y apasionados, Ariel y Gigi, sus dos mejores amigos, le recordarán que ella tenía otro sueño.

Yo, tú, él y vos… es una novela de amor y humor, que habla de los sueños y de las relaciones de una manera chispeante, divertida y ocurrente.

Le tenía muchas ganas a este libro. Había visto la portada y leído la sinopsis por la web y puesto que había leído tantas cosas buenas sobre Mar, en cuanto me enteré de que se iba a hacer un ebook tour del libro me apunté mentalmente la fecha en mi cabeza para que no se me pasara. ¡Qué buena pinta tenía esta historia romántica! 

Bien, pues mi chasco ha sido monumental. Me esperaba algo totalmente diferente del libro y todavía, cada vez que veo el logo de Zafiro en la portada, me pregunto a quién se le ocurrió no avisar a los lectores de que más del 60% del libro no es romántico. Personalmente considero que este libro, enfocado a otro público, habría funcionado mucho mejor que haciéndolo pasar por un libro romántico. 



Mar Cantero es habilidosa a la hora de usar las palabras y probablemente lea algo más suyo, pero solo y cuando otros lectores digan que la historia tiene cuerpo de novela. Me explico. Esta mañana he leído otra reseña del libro y la bloguera decía algo así como que parte de la novela le ha parecido como si fueran artículos de opinión adaptados a una novela y no puedo más que darle la razón. En esta historia la protagonista nos cuenta su forma de ver el mundo y se le ocurren tantas cosas y las cuenta de una forma tan ingeniosa que en mi opinión la autora ha tenido que ir atesorando todas estas ideas durante bastante tiempo (si no es así y se le han ocurrido solo y exclusivamente para esta novela, ¡ole ahí, Mar!). Pero aun con todo el ingenio de la autora, las situaciones que cuenta la protagonista no me han hecho reir ni me han animado a seguir leyendo a ver qué nuevas ocurrencias tenía Sibila. Considero que podría haber sido una novela mucho más divertida si tanto ingenio hubiera estado apoyado por una trama más fuerte en lugar de basar la novela en estas ocurrencias que mezclan pasado y presente de forma un poco aleatoria y que, si bien nos permiten conocer mejor a la protagonista, no crean una historia que avance.

La historia de amor, esa tan ansiada historia de amor, tampoco me ha convencido. Es un amor repentino, un flechazo de película, y después va dando unos saltos temporales en mi opinión nada acertados que hacen que no sepamos nada realmente interesante de la pareja salvo lo maravilloso que es Nahuel. El hombre perfecto, según Sibila.

En definitiva, no recomendaría esta historia para las aficionadas a la chick-lit. Lo siento pero no, por mucho sello romántico que haya decidido respaldar la historia. Este libro lo disfrutarán más aquellas personas a las que les gusten las historias reflexivas con humor, pues aporta una mirada al mundo continuamente ingeniosa y humorística.

1 comentario:

Syra RcT dijo...

Lo cierto es que este libro lo dejé a mitad por varios motivos, pero uno de ellos es el que tú señalas: no está bien clasificado. Si esperas una novela romántica, este no es el libro.

También estoy de acuerdo con que hay continuas reflexiones de la autora sobre el mundo literario que hacen que el ritmo se ralentice, a lo que añadiría los secundarios que entran y salen de la historia sin ningún papel claro.

Felicidades por la reseña.