18 de diciembre de 2014

Las reglas de mi ex: mi nueva publicación

Ha llegado la hora de que una novela a la que le tengo mucho cariño vea la luz. Allá en 2012, con la publicación de Damas de la luz, en algunos medios de comunicación me preguntaron cuál iba a ser mi próximo proyecto. Yo les hablé de una historia que tenía en mente y que trataría sobre el control en la pareja y el machismo, centrándose en una mujer que escapa de un marido controlador y descubre todo lo que la vida puede ofrecerle. Bien, pues ese 2012 fue cuando comencé a escribir esta obra, que acabaría titulándose «Las reglas de mi ex» y a la que no pondría punto y final hasta principios de este año (2014).


Conforme escribía esta historia, no dejaba de preguntarme a quién podría gustarle una obra con esta temática y tenía mis dudas sobre si este proyecto podría ver alguna vez la luz, pero aun así continué escribiendo la historia de Begoña puesto que me gustaba y quería contarla. Cuál fue mi sorpresa cuando, tras ponerle punto y final y dársela a  varias lectoras cero con edades comprendidas entre los 16 y los 55, todas se mostraron entusiastas. A algunas les había encantado la obra de principio a fin, otras me decían que era a partir de la mitad de la obra cuando de verdad habían devorado la novela, y es que esta obra, aunque se aleja de lo que suelo escribir, también tiene su historia romántica y es al llegar a esa parte cuando hasta mi lectora cero más romanticona (y que tenía sus dudas sobre la obra) no pudo dejar de pasar páginas. En los últimos días he vuelto a repasar todos los comentarios que me hicieron, pues vuelvo a estar nerviosa ante el recibimiento que recibirá esta obra. ¿Gustará? ¿Sí? ¿No? ¿Comsi comsa? ¡Solo el tiempo lo dirá! Yo solo sé que me siento orgullosa de haberle dado voz a Begoña. 



Mucha gente se preguntará qué me ha motivado a escribir sobre el machismo y si yo he tenido una pareja como la de Begoña para querer escribir sobre esto. Bien, pues mi respuesta es no, nunca he compartido mi vida con un hombre que se crea superior a mí, pero sí, he vivido el machismo. La sociedad actual está llena de conductas desiguales: mujeres que cobran menos que los hombres ejerciendo el mismo cargo, cargos públicos que afirman que una mujer en edad de quedarse embarazada es un riesgo para cualquier empresa, comidas familiares en las que las primeras que se levantan siempre para recoger la mesa son las mujeres, mujeres deportistas que se supone no pueden entrenar o dirigir a hombres deportistas cuando a la inversa no hay problema… Además, y aunque por suerte mi familia no es así y mis padres me enseñaron que hombres y mujeres somos iguales, conozco a bastantes personas que consideran que la mujer tiene que saber limpiar, planchar, cocinar, etc, por el simple hecho de ser mujer, mientras que los hombres no tiene por qué dedicarse a esas labores porque son, eso, hombres.  No sé si es que las mujeres de mi familia venimos defectuosas de fábrica o qué, pero mi cuerpo no tiene incorporada una escoba ni una plancha ni un maldito libro de cocina. 

Pero la existencia de conductas machistas en la sociedad no fue la que me impulsó a escribir este libro. Lo que realmente me inspiró fue la frustración. ¿Frustración por qué?, os preguntaréis. La frustración de ver cada vez más y más libros románticos en los que el protagonista masculino es un celoso y controlador de cuidado, de esos que nadie debería querer en su vida, y que, sorprendentemente, levanta suspiros en mujeres de todas las edades. Puedo llegar a entender que te guste determinado libro aunque algunas cosas que sucedan en él sean más que cuestionables, ¿pero que digas que te gustaría tener en tu vida al protagonista? A mí no me gustaría tenerlo ni sentado a mi lado en el autobús, señoras. Y no, no solo hablo de Cincuenta sombras de Grey. Aquellas que estéis acostumbradas a leer romántica os habréis topado seguro con más de un protagonista que parece sacado de una caverna, pero al que todo se le perdona porque es guapísimo y riquísimo. 


Bien, pues a mí me repulsan esos libros, o más concretamente, las conductas de esos protagonistas que son muy censurables pero que se pasan por alto porque, ¡ains!, está tan bueno… Y me dije, ¿es eso de verdad lo que buscamos las mujeres ahora en los hombres? ¿El físico todo lo perdona?


Pues mi respuesta es un rotundo NO, y por ello me decidí a escribir este libro, porque sentía que tenía algo que decir frente a esta avalancha de libros con protagonistas masculinos que deberían causarnos repulsa en lugar de admiración. «Las reglas de mi ex» no se contrapone a estos libros, pues en verdad no tienen nada que ver entre sí, pero sí que es mi respuesta al ideal de hombre y de mujer que intentan vendernos últimamente algunos libros.


Me despido ya con una frase del libro y con el deseo de que tengáis una feliz lectura si decidís acompañar a Begoña en su viaje hacia la libertad y la felicidad =)

«La apoyaría para que llegara a ser lo que toda mujer se merecía ser: una mujer libre, independiente, inteligente, feliz y que conseguía sus sueños sin que nadie tuviera que darle permiso para ello.»

LAS REGLAS DE MI EX 
Esta no es una novela romántica más. Es una historia de AMOR con mayúsculas. De AMOR propio, de AMOR de familia, de AMOR de amigos, de AMOR de pareja. De AMOR a la libertad, a la igualdad y a la felicidad.  ¡Enamórate de la vida!

Begoña vive controlada por su marido. Él es celoso y machista, pero la quiere y ella también le ama. Sin embargo, todo cambia cuando Begoña descubre que Germán le está siendo infiel y su mundo se cae a pedazos.
Por suerte, Begoña no tardará en descubrir que la vida es mucho más de lo que tenía hasta ahora y que se merece ser feliz. Una a una, romperá todas las reglas que le impuso su marido y descubrirá todo lo que la vida puede ofrecerle. ¿La acompañarás en su viaje?  



A la venta el 22 de diciembre. 

Podéis ver la ficha completa del libro haciendo clic aquí.  

4 comentarios:

Asolasconunlibro dijo...

¡hola! :) Acabo de ver una reseña del libro y pinta genial! el tema del que hablas esta a la orden del día y me alegra ver que se escriba de este tipo de hombres de otra forma y no a lo que parece que es ya una costumbre...como si ese tipo de trato fuese lo que la mujer necesita o quiere en su vida.
Espero leerlo pronto! y nada decirte que tengas mucho éxito con el libro!! que seguro que sí ^^ Me quedo por aquí para no perderme nada.Un besito :)

Alba Navalón dijo...

¡Muchas gracias!

Campos dijo...

Pinta genial, pero porque categorizais, yo soy hombre y la regla 2 que publicas es mi caso pero con amigos... yo creo que esto puede pasar a los dos tipos de sexo no solo a las mujeres, mi relación termino por que yo deje todo por ella, amigos, familiares, la diversión en mi tiempo libre y solo... todo por estar con ella.

Campos dijo...

Y la regla 5 tambien