12 de julio de 2013

Reseña de Bésame y vente conmigo de Olivia Ardey



Bésame y vente conmigo es el primer libro que leo de Olivia Ardey (sí, lo sé, lo sé, tengo que leerme sus otros libros, de los cuales me llama especialmente la atención Dama de tréboles) y he de decir que la manera que tiene la autora de narrar y de dar vida a los personajes, me ha gustado mucho

 Álvaro, Celia y Nico, tres amigos que lo compartieron todo de niños, se reúnen en el funeral de un pariente millonario que, ¡oh, sorpresa!, les ha dejado en herencia su bodega centenaria y sus ricos viñedos. Sin embargo, el testamento contiene una trampa, heredará la fortuna aquel de los tres que primero se case. ¿Quién logrará hacerse con la herencia? Un loco viaje a Las Vegas en busca de una boda a la carrera, secretos, recuerdos del primer amor entre Celia y Álvaro, malentendidos y el hallazgo de un tesoro arqueológico inesperado que hará que cada uno de los protagonistas acabe encontrando lo que más desea… aunque ni ellos mismos lo sepan.

Los personajes que ha creado la autora en esta obra están muy bien perfilados y en todo momento resultan creíbles. Muchas reseñas de las que he leído destacan al abuelo Cele como el personaje que más les ha gustado, pero yo he de decir que mi personaje favorito ha sido Nico. Con él me he reído un montón, sobre todo en una escena en la que para proteger a Celia ofrece demostrarle a un hombre salido cómo funciona su Black and Decker de siete velocidades (“mientras meneaba la lengua como una víbora”, o algo por el estilo dice el libro). No pude evitar reírme a carcajadas y lo siento pero a los que no hayáis entendido la broma no voy a explicárosla, ¡tendréis que leeros el libro! Y pese a que Álvaro y Celia son los personajes principales, a la vez que estos dos viven su periplo romántico-bélico, conocemos a otros muchos personajes con historias que resultan interesantes y hacen que la acción no decaiga en ningún momento. 

No comparto, no obstante, la idea en torno a la cual se crea todo el libro. Y esto no es una crítica a la obra de Olivia, eh, pues cada persona puede verlo diferente. Bueno, a ver si consigo explicarme. Álvaro y Celia eran pareja y dejaron de serlo entre otras cosas porque él le guardaba secretos que no podía y no quería contarle porque en teoría no eran suyos. Bien, pues la conclusión  a la que llegan los personajes es que ella debe confiar en él (y viceversa) y no tiene por qué hacer preguntas si él no quiere contarle algo… (o eso es lo que yo saqué en conclusión del libro). Y lo siento pero no comparto esa idea. Que yo confíe en alguien no quiere decir que no vaya a hacer preguntas si veo algo raro  y que vaya a sospechar que algo malo ocurre si no puede contarme lo que está ocurriendo. 

Un libro divertido y fresco, que se lee muy rápido y hace reír. Ha sido sin duda un acierto comenzar a leer a esta Olivia Ardey por esta novela, pues deja muy buen sabor de boca

¡Por cierto! Hoy ha salido la portada de un libro que Olivia publicará en septiembre y se titula “Regálame París”. Por ahora solo se conoce la portada, pero pinta muy bien, ¿verdad?